.................Asteroko kronika irakurtzeko Klikatu hemen...............
..............................................................................................................

2019/03/20

Ninguna de las 9 cuevas vizcaínas con arte rupestre es bien cultural


Parece que los defectos de gestión del patrimonio cultural en cavidades no se limitan a Armintxe.

Y cabe preguntarse: ¿por qué el Servicio de Patrimonio Cultural de la Diputación de Vizcaya ha mantenido hasta ahora esta imprudente situación? Será interesante escuchar las razones del técnico encargado, Mikel Unzueta.

Por cierto, el compañero Martín Ibarrola me informa (gracias) de que la lista de cuevas necesitadas de protección sería más amplia. Parece que en la lista faltan: Venta la Perra (1904), Arenaza (1973), Antoliña (2001), El Rincón (2004), El Polvorín (con dudas, 2004/2005), Abittaga (2015) y Baltzola (2016, con dudas: puede que ya esté declarada BIC).

Comentario firmado por: Oier Gorosabel Larrañaga



Referencia:
·         HERNÁNDEZ, Jesús J. 2019. Ninguna de las 9 cuevas vizcaínas con arte rupestre es bien cultural. El Correo. Miércoles, 20 de marzo de 2019. Bilbao.

 

Ninguna de las 9 cuevas vizcaínas con arte rupestre es bien cultural.


El Grupo Mixto desvela que las grutas carecen de protección específica y la Diputación admite que "es necesario abrir el expediente".


Jesús J. Hernández. Bilbao.

Ninguna de las nueve cuevas vizcaínas que contienen arte rupestre ha sido declarada Bien de Interés Cultural. “Están en el limbo y eso hay que cambiarlo. Es una posición muy cómoda para la Diputación, pero muy peligrosa para las cuevas. Sólo la catalogación de cada una, dentro de la Ley de Patrimonio Cultural vasco, va a dotarlas de una protección específica y obligará a que exista un plan de gestión individual que resulta imprescindible”, defiende Arturo Aldecoa, portavoz del Grupo Mixto.

Santimamiñe, Armintxe, Goikolau, Antzoriz, Lumentxa, Askondo, Atxurra, Ondaro y Morgota “solo gozan de una protección genérica que proviene de la Ley de Patrimonio Español por el mero hecho de ser cuevas y por la posibilidad de encontrar arte rupestre, pero es similar a la que se aplica a los 5.000 castillos que hay en España y que teóricamente también están cubiertos. En la práctica sólo lo estarán si hay un plan específico. Si no, es algo testimonial”, denuncia Aldecoa, que ha presentado nueve iniciativas ante la comisión de Cultura de las Juntas Generales. En ellas solicita “la apertura de un expediente de calificación en base a la Ley de Patrimonio Cultural Vasco que permita establecer un régimen de protección específico”.

Es una reclamación que apoyan “ecologistas, espeleólogos y arqueólogos”, según el apoderado vizcaíno, y que incluso el área foral de Cultura respalda, según ha expresado en sus respuestas escritas. “Consideramos necesaria la apertura de un expediente de calificación que permita establecer y definir un régimen de protección específico”, asegura el servicio de Patrimonio Cultural de la Diputación.

Esta protección como bien cultural puede solicitarla tanto una institución como un particular, pero el juntero Arturo Aldecoa ha preferido llevar a la Cámara sus iniciativas “para que tenga más fuerza la petición ante el Gobierno vasco”. El asunto llegará a la comisión de Cultura de las Juntas Generales previsiblemente la próxima semana. “Espero que mis nueve iniciativas, una por cueva, salgan adelante. Y ojalá que sea por unanimidad”, confía Aldecoa. Nunca está de más blindar un patrimonio que en algunas de esas grutas se remonta a hace 25.000 años.

2019/02/07

Arkeoikuska 2017 (Armintxe)


Aquí tenéis un enlace al informe sobre Armintxe que el equipo arqueológico al servicio de la Diputación Foral de Bizkaia acaba de publicar en la revista Arkeoikuska 2017 del Gobierno Vasco. A pesar de que teóricamente este número informa sobre los trabajos realizados en 2017, se puede ver que han rectificado alguna de las valoraciones que hicieron en la presentación pública del 14 de noviembre de 2018, sin hacer, eso sí, ninguna mención a las razones de este cambio, y menos a quienes les han forzado a hacerlo. Omisión llamativa, sobre todo teniendo en cuenta la furibunda intervención de la diputada de Cultura, Lorea Bilbao, el 22 de noviembre pasado en Juntas Generales, defendiendo incondicionalmente a su equipo de especialistas profesionales, frente al equipo de especialistas (amateurs, y al cual pertenece el que suscribe) que se atrevía a cuestionarles. Podéis leer íntegramente esta intervención, junto con las del resto de los junteros, entre las páginas 15 y 30 del acta de la sesión que os cuelgo aquí.

Por concretar, en Arkeoikuska 2017 los arqueólogos al servicio de la DFB reconocen (contradiciendo lo afirmado en noviembre) que:
  • El nivel de inundación asciende 15 metros (es decir, hasta la base del Panel Principal).
  • Los grabados de las galerías inferiores sí se inundan.
Por otra parte, del texto se deduce que siguen ignorando la ubicación de algunos de los grabados de los que les informamos en su día; y que su despiste sobre diversos aspectos de la geomorfología actual y antigua de la cueva es considerable. Cuestiones en las que podrían avanzar de forma notable si estos especialistas se decidieran a colaborar con los especialistas locales que están estudiando la hidrogeología de Armintxe (superando de una vez los conceptos profesional/aficionado, escollo donde el Departamento de Cultura de la DFB se atasca).

Otra cuestión es que, pese a que parezca lo contrario, Cultura de DFB no es el único departamento a quien compete resolver la cuestión de Armintxe; tanta o más responsabilidad tienen los departamentos de Cultura del Gobierno Vasco, Medio Ambiente, Obras Públicas (DFB, GV, etc) a quienes se debe exigir una mejor coordinación para que la solución del urgente tema de las inundaciones no se demore todavía más por líos burocráticos.

Oier Gorosabel Larrañaga

2018/12/17

El arte rupestre de la Cueva de Armintxe en grave riesgo de inundación


Los espeleólogos de ADES señalan que el riesgo de inundación del arte prehistórico de la Cueva de Armintxe (Lekeitio-Bizkaia) es mucho más grave de lo que declara Diputación

El 1 de mayo de 2016 la Asociación de Espeleología ADES exploró la cueva de Armintxe (Lekeitio-Bizkaia) y encontró numerosos grabados de arte prehistórico, entre ellos las representaciones de leones más claras de toda la península ibérica. Tras poner el descubrimiento en conocimiento de la Dirección de Patrimonio de la Diputación de Bizkaia, este organismo se hizo cargo de la cueva.
Durante aquellos meses se evidenció que la cueva sufría inundaciones periódicas que amenazaban la adecuada conservación de todo ese arte rupestre. El grupo ADES urgió a la Diputación a buscar alguna solución al problema.
Tras dos años de estudios, la Dirección de Patrimonio de la Diputación convocó una rueda de prensa el pasado noviembre para presentar sus resultados. El desconocimiento del que hizo gala provocó un asombro mayúsculo entre los espeleólogos. El equipo de investigadores no parecía saber, ni siquiera, a dónde se dirigen las aguas de Armintxe, y mucho menos de dónde vienen, con lo que no podían evaluar el peligro real de inundación de la cueva. Además, en base a los pocos datos que manejaba proponía la realización de una importante obra pública, que no iba a solucionar prácticamente nada.
 Esta situación ha llevado al grupo de espeleología ADES a tomar una decisión: poner en conocimiento público los datos de los que dispone.

 Lo que conoce el equipo de la Diputación

     El equipo de la Diputación conoce lo que aparece en la imagen 1: las aguas que circulan por la cueva de Armintxe proceden del sumidero de Larrotegi, que recoge las aguas procedentes del arroyo de Gardata. Desconoce a dónde van esas aguas. 
      Imagen 1: en rojo, la cueva de Armintxe. A la izquierda el sumidero de Larrotegi. En línea azul discontinua simulación del proyecto de obra pública planteado por la Diputación para solucionar el problema de las inundaciones. Elaboración: ADES
La Diputación considera que la solución al problema de las inundaciones pasa, simplemente, por desviar el arroyo de Gardata y canalizarlo a otra parte, impidiendo que se suma en Larrotegi.  
  

  Lo que desconoce el equipo de la Diputación

    ¿A dónde van las aguas de Armintxe?

Las exploraciones espeleológicas realizadas por el ADES ofrecen como resultado que las aguas de Armintxe desembocan en la ría de Lea, en la surgencia de Zubieta. Para ello, atraviesan el túnel de Atea que se construyó a finales del siglo XIX aprovechando en parte las galerías naturales de una cueva, la denominada cueva de Zubieta (Ver imagen 2).
Imagen 2. A la derecha en línea roja la cueva de Zubieta, atravesada por un túnel. A la izquierda, la cueva de Armintxe. Los problemas para la circulación de las aguas se concentran en el espacio entre ambas cavidades. Elaboración: ADES.
Las inundaciones de Armintxe se producen a causa de los taponamientos que las diversas obras de urbanización han ocasionado en el espacio entre ambas cavidades, es decir, entre la parte final de la cueva de Armintxe y la parte inicial del túnel de Atea y la cueva de Zubieta.
Imagen 3. Inyección de rodamina en el sumidero de Larrotegi. ADES
El dato de que las aguas del sumidero de Larrotegi van a la surgencia de Zubieta fue comprobado por el ADES en base a un ensayo con trazadores en 2017. Se echaron sustancias (uranina y rodamina) en el sumidero de Larrotegi y salieron en la surgencia de Zubieta (Ver imagen 3).

     ¿De dónde vienen las aguas de Armintxe?

Un dato fundamental que el equipo de la Diputación desconoce es que las aguas no proceden solo del sumidero de Larrotegi, sino que buena parte de ellas vienen de otro sumidero más alejado, de Gardatako Sakona, situado al otro lado de la variante (ver imagen 4).
El ADES comprobó mediante un ensayo efectuado en 2017 que aguas que se sumen en Gardatako Sakona atraviesan las galerías de la cueva de Zubieta y salen al exterior por la surgencia del mismo nombre. De ello se deduce que tienen que atravesar la cueva de Armintxe, aunque el ADES no tuvo oportunidad de colocar sensores en esta cueva porque la Diputación no le ha permitido el acceso.
Imagen 4. Las aguas del sumidero superior, Gardatako Sakona, salen en la surgencia de Zubieta. De ello se deduce que pasan por la cueva de Armintxe. Elaboración: ADES.
La deducción de que las aguas de ese sumidero pasan por Armintxe constituye un dato muy preocupante: aumenta enormemente la probabilidad de que en tiempos de crecidas la cueva pueda llenarse de agua, causando daños irreparables al patrimonio artístico. La cuestión es que el sumidero de Gardata Sakona está a una altitud de 37 m.s.n.m., y el panel principal de grabados a 23 m.s.n.m.
Imagen 5. Los principales sumideros y los niveles de la cueva (El plano de la cueva está sobredimensionado, pero se respetan los niveles superiores). 1. Sumidero de Gardatako sakona (37m.s.n.m) 2. Sumidero de Larrotegi (20m.s.n.m) 3. Nivel del panel principal de grabados (23m.s.n.m) 4. Entrada de Armintxe (27m.s.n.m). Elaboración: ADES
Como se ve en la imagen 5, el sumidero de Gardatako Sakona está en una posición mucho más elevada que toda la cueva. Este sumidero recoge una gran cantidad de agua en época de precipitaciones, y podría anegar toda la sala del panel principal de grabados. La obra pública planteada por la Diputación no supone ninguna solución para las aguas procedentes de este sumidero. 

     Grabados que el agua cubre con relativa frecuencia

El equipo de trabajo de la Diputación, en su comparecencia ante la prensa en noviembre, aseguró que durante estos dos años ningún grabado había sido alcanzado por el agua. Sin embargo, los datos que posee el ADES indican que, al menos algún grabado situado en la zona más baja ha sido cubierto por la inundación. No se sabe por qué la Diputación niega ese hecho. Tal vez sea porque su sensor del nivel de agua no estaba operativo cuando eso ocurrió, o tal vez porque el equipo desconoce la existencia de grabados en esa zona.
Imagen 6. Uno de los grabados de la zona inferior. Se pueden observar pequeños trozos de plástico adheridos junto con el barro, procedentes de inundaciones periódicas. ADES
En la imagen 6 aparece uno de esos grabados. El día 23 de noviembre de 2016 este grabado debió estar cubierto por el agua. Se halla a unos 18 m.s.n.m, y ese día el agua de Armintxe salía en la ladera exterior por un reventón a un nivel mínimo de 18 m.s.n.m.
El grabado, al igual que otros situados en la zona inferior de la cavidad, ha estado frecuentemente cubierto por el agua. Lo atestigua la capa de barro que la está invadiendo, que contiene gran cantidad de plásticos diminutos. 

  

  El problema de la basura en la cueva


En determinados puntos donde circula el agua se acumulan basuras de diversa procedencia. El agua las arrastra hasta los puntos más estrechos, formando tapones. Si bien ésta no es la principal causa de las inundaciones, ni mucho menos, ello contribuye a empeorar la situación (Ver imagen 7).


Imagen 7. Basuras en la cueva de Armintxe. ADES

 

  Conclusión

Es urgente buscar soluciones para el problema de las inundaciones en la cueva, porque el riesgo de que se llene de agua es muy elevado. Se sabe que los grabados inferiores quedan anegados con bastante frecuencia y que, en algún momento localizado a partir de la segunda mitad del siglo XX, el agua ha alcanzado la base de la sala principal. El grupo ADES, al no poder participar en los trabajos de investigación, no ha podido realizar cálculos acerca de cuanta precipitación sería necesaria para que la cueva en su totalidad quedara inundada. Sin embargo, la probabilidad de que esto ocurra es mayor que en épocas pasadas, porque las obras de urbanización realizadas sobre todo a finales del siglo XX y comienzos del XXI han empeorado notablemente la circulación de las aguas. Para solucionar este problema es preciso llevar a cabo alguna intervención que tenga en cuenta el funcionamiento hidrológico real de la cueva.
Barne bilatzaitea/buscador interno
 

Tagzania: tz_0jY4EqIbPwUPTqqE7glpdEuQMEN0 Free counter and web stats